Estadisticas demuestran que Inversiones Extranjera en Honduras se desploma

La inversión extranjera ha comenzado a desplomarse según estadísticas del propio Banco Central de Honduras (BCH).

La noticia de que la bananera Chiquita Brands decidió cerrar sus operaciones logísticas en Honduras es un indicativo de que la inversión comienza a moverse donde se le ofrecen las mejores condiciones para garantizar mayor rentabilidad.

Y en es que menos de un año, otras empresas como Unilever, Argos y Trefica hicieron similares anuncios.

Chiquita movia más de 28 mil contenedores al año por Puerto Cortes pero a partir del 1 de julio, todas estas operaciones fueron trasladas al muelle Cobigua, en Puerto Barrios, Guatemala.

De inmediato la medida genera un impacto al empleo porque se perdieron unos 80 puestos de trabajo, daños a la economía nacional y a la municipalidad de Puerto Cortés que capta el 4% de los ingresos portuarios.

En el caso de Chiquita, sus ejecutivos anunciaron tres causas: discrepancias por los cobros de tasas y cargos en el puerto, alto costo de la energía y aumento a la tarifa del transporte de carga terrestre (1.37 dólar por kilómetro recorrido).

En el caso de la economía nacional, ya se calcula en más de 6% la caída en el Producto Interno Bruto, es decir, oficialmente el país entraría en decrecimiento económico (mayor pobreza y menos inversion social).

Descalabro financiero

El Banco Central señala en sus estadísticas que en el período enero-marzo, la llegada de capital foráneo llegó a 297 millones de dólares.

Esta cantidad es inferior a los 302 millones de dólares que se reportaron en el mismo periodo de 2019.

Según el BCH esta reducción obedece a una menor producción de bienes y servicios y a las medidas de contención del nuevo virus Covid-19.

Metas Anuales

2019 también fue un año negativo para la captación de inversiones extranjeras. La meta que se había fijado para dicho período era de alrededor de 1,300 millones de dólares.

En 2018 la entrada de inversión extranjera llegó a un poco más de 1,220 millones de dólares.

En 2020 estas cifras podrían caer estrepitosamente si el Gobierno de la república no toma medidas urgentes para atraer la inversión, ser más competitivos que el resto de país de la región y evitar la fuga de capitales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.